Un legislador pidió que se exima de pagar impuestos a las empresas afectadas por la crisis

0
6

También solicitó que se difieran las cuotas del IPV.

En el marco de la disminución de la actividad económica causada por la pandemia del coronavirus, el legislador José María Canelada presentó dos proyectos para atenuar los efectos negativos y alentar la recuperación económica en Tucumán. La primera iniciativa consiste en beneficios impositivos para las empresas golpeadas por esta situación, con el objetivo de cuidar los puestos de empleo. La segunda, en el diferimiento de pago de cuotas para tucumanos que hayan adquirido un inmueble o un terreno con el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV).

«Se estima que el daño económico puede ser el más grande que haya experimentado la humanidad en un siglo. Sabemos que muchos sectores ya están sintiendo el golpe y necesitan de un Estado les dé una mano, que les brinde un auxilio. Son sectores que viven del día a día, que no tienen la espalda suficiente para soportar esta crisis y que están pidiendo ayuda a gritos», afirmó el parlamentario radical.

En el primer proyecto, se exime del pago de impuesto inmobiliario, a la salud pública y a sellos a todas las empresas que tengan domicilio en la provincia y que hayan sido golpeadas por esta crisis. En este sentido, sólo queda exceptuadas aquellas que produzcan o vendan alimentos. Por otro lado, se eximirá del pago de ingresos brutos a quienes no hayan operado durante las medidas de cuarentena. «Ambos beneficios serán efectivos sólo en el caso de que las empresas mantengan estable su planta de personal. Necesitamos proteger los puestos de trabajo en esta situación dramática», aseguró Canelada. En el proyecto, además, se plantea la extensión de la moratoria para los impuestos y deudas tributarias que hayan vencido en marzo o venzan en abril.

En cuanto al diferimiento de pagos de cuotas al IPV, está dirigido a adjudicatarios que se desempeñen como cuentapropistas, que no posean un empleo formal o que estando en relación de dependencia puedan acreditar una disminución de su remuneración en marzo o abril. En este caso, el pago de las cuotas de marzo, abril, mayo y junio de 2020 se realizarán al final del plan de pagos sin que existan intereses de por medio. «Así como es fundamental que no se resienta la actividad económica, también lo es buscar métodos como este para que se mitigue el daño en el poder de compra de los tucumanos que están invirtiendo en un activo esencial para sus vidas. Hoy las urgencias son otras. Los tucumanos merecen poder invertir el dinero que tienen en alimentos y elementos para proteger su salud sin perder el derecho de tener su casa propia».

 

Comentários no Facebook