LECCIONES DE LA VIEJA ESCUELA SEGÚN DOMINGO AMAYA

0
181

En el marco del conflicto del Concejo Deliberante por la licencia, una declaración brindada, dentro de una entrevista radial al programa “Todo Cambia”, por el actual Diputado Domingo Amaya, trajo su nombre a la agenda electoral, aunque él no este participando.

En este mismo contexto hubo una reunión con dirigentes de San Andrés por su cumpleaños, en donde estuvo presente la pregunta si sería candidato en 2023, a lo que él respondió “No soy candidato y agradezco que me acompañen, no puedo hablar y mentirles que seré algo en 2023. Solo pido salud y vida para ver donde los tucumanos y las tucumanas quieren que los represente”

Pero fuera de la nota, destacó entre sus dirigentes que sigue al servicio de la gente, y que su único objetivo en ese momento era lograr la unidad, que, aunque en esta vuelta fracasó, seguirá ejerciendo su cargo y cumpliendo con lo que el pueblo que lo eligió le demande .

Algunos podrán poner en duda sus dichos, pero es clara la estructura que, no en vano lo convirtió en intendente de San Miguel de Tucumán durante 8 años y le permitió ser Diputado Nacional en 2019.

Hoy se discute de recambios y renovaciones de mandato, la vieja política versus la nueva política, pero quizás estos recambios deberían considerar los valores de la vieja política que fueron los que permitieron que Amaya aún conserve su estructura dirigencial y hasta el reconocimiento de la clase política. Sin ir más lejos, cuando se le preguntó, en el mismo programa, si consideraba que era Juri quien quería robarle la intendencia a Alfaro, simplemente manifestó la frase que dió vueltas durante toda la mañana del viernes y que generó un agradecimiento público por parte de Alfaro durante su masivo “Alfaro fue elegido por la gente, si Juri quiere robar la intendencia, que se presente en 2023”.

No personalizar la política, es la descripción que realiza acerca de su manera de hacer política. Una lección que dentro de un contexto electoral en donde la chicana, la violencia, los cuestionamientos éticos y hasta la hipocresía misma abunda, resalta magistralmente y tiene lugar en la agenda de los medios y de la sociedad.

Una reunión de cumpleaños, una declaración, y reflotó este debate que en medio de esta grieta sobre “licencia si, licencia no”, puso un paño frio, al menos para la sociedad, y dejó sentada una postura fuera de la demagogia, algo a lo que no estamos acostumbrados.
Una vida de servicio, y una lección que se espera que más de uno, pueda aprenderla para renovar la política, conservando los valores y lecciones de líderes que aún siguen y seguirán vigentes por su impronta política.

El Parlamento Tucuman

Comentários no Facebook