«Las personas con discapacidad son mucho más de lo que dice un diagnóstico médico»

0
16

“Hay que empezar a ver a las personas con discapacidad como sujetos de derecho”, aseguró Teresa Ivankow, abogada especialista en discapacidad a cargo de dicha área del Poder Judicial de Tucumán, durante la entrevista que le realizaron los periodistas Roque Galeano y Graciela Núñez en el programa Está Todo Bien, que se emite por Radio Continental Tucumán.

La letrada mantuvo una extensa charla con los periodistas sobre un nuevo paradigma jurídico social en puja: la desjudicialización de la discapacidad hacia un modelo social. “Se trata de sacar del ámbito de la justicia las malas prácticas que se venían realizando en con respecto a la restricción de derechos económicos, sociales y culturales de las personas que padecen alguna discapacidad”.

Pero, ¿qué propone este nuevo paradigma? La abogada explicó que, antes de la reforma del Código Civil, el sistema judicial regía bajo la tutela y curatela, donde se sustituía la voluntad de una persona con discapacidad dentro de un proceso judicial, donde muchas veces esa persona no sabía que estaba dentro de un proceso.

Actualmente, con la reforma del Código Civil y la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad, ese sistema de sustitución de voluntades, donde antes había alguien que representaba a la persona con discapacidad, esta situación cambió gracias a la incorporación en 2015 de la figura de la persona con discapacidad como sujeto de derecho.

“A partir de ahí, la convención nos viene a plantear el debate de por qué nosotros todavía no podemos respetar y reconocer la autonomía de las personas con discapacidad, por qué seguimos arraigados al modelo médico; por qué el diagnóstico sigue siendo lo que condiciona a la persona con discapacidad y a su entorno familiar”, reflexiona Ivankow.

Por otro lado, las personas con discapacidad cuentan con otra herramienta para garantizar sus derechos personalísimos: la resolución 93/20, por la Agencia Nacional de Discapacidad, la cual establece que a partir de los 18 años una persona con discapacidad puede cobrar de forma autónoma su pensión sin la necesidad de una instancia judicial.

“Hay que avanzar mucho más, hay que enseñarles a los papás y también a las personas con discapacidad que una sentencia no puede afectar derechos personalísimos, como el derecho a casarse, el derecho a la paternidad, el derecho al voto. Entonces, la idea es que estos procesos tienen que ir dejándose de lado para garantizar las buenas prácticas y atender a las necesidades particulares de cada persona con discapacidad. Es decir, no ver a la discapacidad como una enfermedad, sino como una condición; una condición que puede poner a la persona en situación de vulnerabilidad de acuerdo a las barreras que encuentre del otro lado”, explicó la abogada.

Por otro lado, Ivankow se refirió a las dificultades que encuentran las personas con discapacidad a la hora de enfrentarse a una sociedad y una ciudad que no está preparada para ellos. “En el ámbito social, las personas con discapacidad están privadas de su libertad. Si hay algo que esta pandemia nos enseñó a las personas que no tenemos ninguna discapacidad es que el encierro es parte de la vida cotidiana de las personas con discapacidad en Tucumán, porque en esta provincia hay muchas barreras de accesibilidad. Las personas con discapacidad no pueden circular libremente en las calles por la falta de accesibilidad de la ciudad. Eso hay que denunciarlo, y también el Estado tiene una gran responsabilidad en esto”, fustigó.

En otro orden, la letrada hizo hincapié en la necesidad de que el modelo social de la discapacidad ocupe un lugar central en la agenda política de los gobiernos, fundamentalmente en las áreas de salud y educación, que a entender de la abogada son las áreas donde se ve mayor ausencia de políticas públicas. “Todavía tenemos denuncias de escuelas comunes que se niegan a incorporar niños con discapacidad por el sólo hecho de tenerla. La lucha en materia de reconocimiento de derechos tiene que ver con el empoderamiento de los padres, de convencerse que sus hijos son mucho más de lo que dice un diagnóstico médico. Hay que darles más herramientas a los padres para que hagan ese ejercicio”.

Por último, Ivankow fue consultada sobre los cambios en materia de discapacidad con la llegada del nuevo gobierno nacional, encabezado por el presidente Alberto Fernández: “cambiaron un montón de cosas con la llegada de Fernández. En primer lugar, cambió todo el directorio de la Agencia de Discapacidad, y se volvieron a reconocer derechos que durante la gestión anterior se habían recortado, como las pensiones no contributivas. Hoy las pensiones dependen de la Anses y no del Ministerio de Desarrollo Social y además tienen una faceta más social. Ahora se está avanzando en un modelo social, en ver a la persona con discapacidad como un sujeto de derecho”, aseveró.

Comentários no Facebook