En plena batalla legal con Amber Heard, Johnny Depp se aleja cada vez más del cine y se refugia en la música

0
0

 

Tras perder un juicio el año pasado, en el que fue descrito como “maltratador de mujeres”, el actor no logra limpiar su imagen; su último film fue un fracaso y la industria parece darle la espalda mientras él contraataca y acusa a su exesposa

Johnny Depp quedó afuera de la próxima película de Willy Wonka y no tiene ningún proyecto cinematográfico en su horizonte laboral; la música, en cambio, es su refugio de estos días

Johnny Depp viene de años cargados y poco fructíferos en su carrera. Desde que su exmujer Amber Heard hizo públicos hechos violentos que había vivido junto a él que el actor comenzó a caer en un agujero negro del que no le está siendo fácil salir.

Más allá de que los dichos de la actriz no llegaron a convertirse en denuncias formales, el actor viene enfrentándose judicialmente con la rubia a través de terceros. Y no le está yendo del todo bien: hace un año perdió un juicio contra el tabloide The Sun, que él mismo inició luego de asegurar que habían dañado su carrera al describirlo como un “maltratador de esposas”. Desde entonces que sus energías están destinadas a contraatacar: ahora, después de 5 años, acaba de ganar un revés contra Heard, a quien acusó de no haber usado los millones que había obtenido del divorcio con fines benéficos, como había dicho que haría. También le inició otra demanda por una columna que escribió en The Washington Post hablando de su relación tóxica. Y así, “El joven manos de tijera” que supo ser Willy Wonka y Jack Sparrow se fue alejando cada vez más de su carrera y del séptimo arte para convertirse en una suerte de paladín de su propia justicia.

 

 

En tiempos en los que el #MeToo se hizo fuerte en Hollywood, donde los abusos contra las mujeres han sido expuestos, donde el género femenino está buscando su lugar, Depp se encuentra nadando en círculos. El mundo le empezó a dar la espalda: Warner le comunicó que no participaría en la tercera entrega de Animales Fantásticos, donde iba a interpretar Gellert Grindelwald. No conforme con eso, Netflix a fin del año pasado decidió eliminar todas las películas en las que aparecía Johnny Depp en su versión para Estados Unidos.

Minamata, su último film, no obtuvo buena recepción. Incluso su director, Andrew Levitas, llegó a acusar a MGM Studios de sabotear su lanzamiento, ya que aún no ha llegado a los cines de Estados Unidos. Al momento, el actor no tiene proyectos para adelante, no hay ningún título ni en preproducción ni en producción en IMDB [solo un doblaje en la serie Puffins], por lo que su carrera estaría en un largo vacío. Daily Mail hace poco reveló que ante este panorama, los planes de Depp estarían relacionados con volver a otra de sus pasiones: la música. Y lo haría con quien fue su sostén en estos tiempos duros, Jeff Beck. “Han estado colaborando en material nuevo para el próximo álbum de Jeff. Es genial para Johnny volver a su primer amor, que es la música. Jeff fue un gran amigo de Johnny durante un momento difícil, y alejarse de Hollywood era justo lo que Johnny necesitaba”, aseguró un portavoz del medio británico.

Los fans de Johnny Depp pidieron reivindicar su nombre y criticaron a su ex, Amber Heard
Los fans de Johnny Depp pidieron reivindicar su nombre y criticaron a su ex, Amber HeardAFP – Crédito: Jason Merritt

Johnny Depp y Amber Heard se conocieron durante los rodajes de la película Los Diarios del Ron en 2011, se casaron en febrero de 2015 en Los Ángeles, y 15 meses después se divorciaron en medio de la polémica.

El derrumbe

Johnny Depp es un “maltratador de esposas”, según declaró la Justicia del Reino Unido, que falló en contra del actor estadounidense en la demanda de difamación que presentó contra el diario británico The Sun. En un artículo publicado en abril de 2018, el medio daba por cierto que el actor había golpeado a la que entonces era su esposa, Amber Heard, y luego lo ratificó el juez. Un veredicto que, aunque podría sonar impactante, no sorprendió. La acusación de la actriz sobre las actitudes violentas del actor había surgido cinco años atrás, después de que ella solicitara una orden de alejamiento por violencia doméstica tras anunciar su separación a 15 meses de su matrimonio.

Si bien el actor intentó apelar, el Tribunal británico de Apelaciones rechazó su pedido. El juez Nicholas Underhill precisó que “no se han admitido las pruebas adicionales” que Johnny Depp presentó para justificar el recurso y señaló que éste “no tenía perspectivas de prosperar”.

Sin embargo, el mundo ya había visto imágenes muy difíciles de olvidar: fotos del rostro marcado de Heard, el video donde se ve al intérprete alcoholizado y lanzándole maldiciones a su entonces esposa. También las grabaciones en las que Heard insultaba a Depp y admitía haberle arrojado ollas y sartenes y las declaraciones de Winona Ryder, Penélope Cruz y Vanessa Paradis en defensa del al actor. Ya Johnny Depp estaba lejos de aquel ícono del cine de Tim Burton.

El principio de la caída

Mientras que muchos de sus fieles admiradores encuentran el comienzo del declive de Johnny Depp en 2012, cuando se separó de la actriz y cantante francesa Vanessa Paradis después de 14 años de relación y dos hijos, Lily-Rose y Jack, con quien parecía haber encontrado cierta estabilidad. Otros piensan que el encuentro con Heard, con quien tuvo, según admitieron ambos, una relación “horriblemente tóxica”, podría haber sido la razón de su hundimiento.

Incluso con algunas subidas de tono esporádicas e indumentarias estrambóticas, Johnny Depp siempre ha sido muy querido por los espectadores. Se ganó una reputación de estrella versátil desde sus primeros papeles protagónicos en películas como El joven manos de tijera (1990), de Tim Burton. Fue nominado tres veces al Oscar, entre ellas por su papel en Sweeney Todd: el barbero demoníaco de la calle Fleet (2007), pero nunca se llevó la preciada estatuilla dorada. Después, consolidó su condición de inconformista de Hollywood con grandes éxitos de taquilla como Willy Wonka en Charlie y la fábrica de chocolate o el famoso pirata Jack Sparrow de la saga Piratas del Caribe.

Sin embargo, el romance con la crítica que el actor vivió en los noventa, cuando Marlon Brando lo declaró como el mejor actor de su generación, se torció no solo por sus fracasos en taquilla como le ocurrió con El Llanero solitario (2013) o Mortdecai (2015), sino que sus problemas con las drogas también se han convertido en temas recurrentes en la prensa. En 2017, el actor inició acciones legales contra The Management Group, liderado por Joel y Robert Mandel, que se encargaron de sus asuntos durante 17 años. Depp los acusó de gastar millones sin su permiso y les reclamaba 25 millones de dólares en concepto de daños. Ellos argumentaron que el único responsable de sus problemas financieros era el propio artista que había gastado millones en caprichos locos: vino a raudales, casas de lujo, seguridad, aviones privados…. En su contraataque le reclamaron al actor más de 500.000 dólares por difamación. Ese capítulo se cerró en julio de 2018 con un acuerdo un mes antes de la fecha fijada para el juicio y con ambas partes satisfechas.

Un nuevo round

Pero el empeño por lavar su imagen para que el público vuelva a quererlo y la industria cinematográfica siga contando con él entre sus filas continúa. Un tribunal del estado de Virginia atenderá la denuncia del actor contra Amber Heard por describir presuntos abusos y amenazas de muerte en un artículo publicado en el periódico The Washington Post unos meses después de llegar a un acuerdo de divorcio. El nombre del intérprete nunca se menciona en el texto titulado “Hablé en contra de la violencia sexual y me enfrenté a nuestro odio cultural”. Escrito en el apogeo del movimiento #MeToo, el protagonista de Piratas del Caribe decidió emprender acciones legales contra su exesposa.

No conforme con eso, recientemente la Justicia admitió una demanda del actor, donde le exige a su exesposa que demuestre con pruebas que cumplió su palabra y donó los 7 millones de dólares que recibió tras el divorcio. Según informó Daily Mail, el viernes último el juez Arthur Engoron le ordenó a la Unión de Libertades Civiles (ACLU) que presente documentos que prueben que recibió una donación por parte de la actriz. Los abogados del actor de Piratas del Caribe hicieron una petición en la Corte Suprema de Nueva York para ratificar lo acordado en 2016.

 

 

Comentários no Facebook