Ariel García: “esta pandemia nos tiene que hacer reflexionar sobre nuestra responsabilidad en la destrucción del medio ambiente”

0
3

El ex legislador tucumano de la Unión Cívica Radical Ariel García, actual Director de la Organización para el Desarrollo Sustentable, firmó un convenio de cooperación con el Centro de Empresarios y Comerciantes de la ciudad de Famaillá para la Fabricación de ladrillos ecológicos. En este sentido, el Legislador mandato cumplido se refirió a la importancia de esta iniciativa en tiempos de pandemia. “(el Centro de Empresarios y Comerciantes de la ciudad de Famaillá) Es una institución que nuclea a la actividad comercial y empresarial de este municipio. Para nosotros, la celebración de esta alianza para lograr los 17 objetivos del desarrollo sostenible es un acuerdo muy importante, significa poner en valor el desarrollo sostenible en la provincia de Tucumán. Y esto cobra vital importancia en estos tiempos, donde la actividad comercial y empresarial está pasando por un momento muy difícil. Los comerciantes y los empresarios son los aliados que debe tener el sector público”, aseguró.

Ivana Salvatierra, presidenta de la organización, también se refirió a la importancia del convenio y el compromiso de los empresarios y comerciantes para preservar el medio ambiente. “Para nosotros es muy importante poder estrechar vínculos para trabajar sobre la sostenibilidad.  Los empresarios y los comerciantes son actores muy importantes que pueden trabajar sobre el cambio que necesitamos en estos tiempos de pandemia. Estas botellas no son sólo ladrillos ecológicos, estas botellas son parte del cambio”, afirmó.

Construcciones con conciencia ecológica

Los ladrillos ecológicos, o ecoladrillos, son ladrillos fabricados a partir de materiales descartables o mediante procesos de fabricación que no suponen un impacto ambiental tan importante como el de los ladrillos convencionales. Los ladrillos ecológicos se han convertido en la actualidad en una excelente opción para construir, pues ofrecen una serie de ventajas respecto del ladrillo tradicional: no producen emisiones de carbono, son de fácil manipulación y agilizan la construcción, los costos se pueden reducir hasta un 40% y tienen un excelente aislamiento térmico y acústico.

“Estamos viviendo una pandemia. Y esta pandemia nos tiene que hacer reflexionar sobre nuestra responsabilidad en la destrucción que generamos en el medio ambiente”, sentenció García.

Comentários no Facebook